fbpx

Veterinarios por el mundo – Chris Papantonio

29 julio 2020 – World Vets

Mi nombre es Chris Papantonio y soy australiano. Me gradué de la Universidad de Sídney en 2005 y comencé a trabajar en una clínica mixta inmediatamente después de graduarme.
En 2008 compré un hospital veterinario con otro socio y pasé algún tiempo reformando el centro.
Nuestro objetivo era convertir el hospital en un centro competitivo que ofreciera diagnósticos de alta calidad y algunos servicios especializados. Muy rápidamente nos dimos cuenta de que la formación continuada nos ayudaría a alcanzar estos objetivos.
No sólo busqué cursos dentro de Australia, sino también en el extranjero. Viajando por el mundo completando varios cursos hemos sido capaces, mi socio y yo, de lograr ese objetivo. Tenemos una reputación de servicios veterinarios de alta calidad y recibimos casos referidos por otros compañeros veterinarios genralistas.
En 2009 viajé a los EE.UU. y pasé algún tiempo con varios teriogenólogos para aprender de ellos y desarrolar un laboratorio reproductivo en el hospital. En 2012 viajé a Alemania e hice una serie de cursos de Endoscopia para que pudiéramos ofrecer una amplia gama de servicios endoscópicos dentro de la clínica.
También ofrecemos una amplia gama de servicios ortopédicos y esto ha sido posible gracias a una serie de cursos en Australia, pero también en el extranjero, incluyendo un curso de AOVET en Italia, un curso de prótesis de cadera en Alemania y una serie de cursos de cirugía espinal en el Reino Unido. También he asistido a conferencias y simposios de ESVOT en Italia y Suiza.
También estoy inscrito en el General Practitioner Advanced Certificate en ortopedia de Animales Pequeños con Improve International que nos llevó a viajar a Italia, España y el Reino Unido para completar los módulos.
No sólo mis experiencias en el extranjero han sido claves para desarrollarme personal y profesionalmente, sino que también me ha permitido ampliar mi red de contactos. Es bueno hablar con otros veterinarios y obtener perspectivas de varias regiones del mundo. He conocido veterinarios de otros países y formado amistades que de otra manera nunca habría sido capaz de establecer desde Australia.
Por estas razones, alentaría a los veterinarios a considerar los cursos de formación continuada en el extranjero, ya que mis experiencias han sido positivas, lo que me permite no sólo crecer profesionalmente, sino desarrollar mi hospital y construir una red de amigos valiosos de todo el mundo.