fbpx

Monitorización de las enfermedades cutáneas de la jirafa

16 marzo 2020 – News

El número de jirafas ha disminuido alrededor del 40% en los últimos treinta años, principalmente debido a causas antropogénicas como la caza furtiva y la destrucción del hábitat. Sin embargo, patologías como la enfermedad de la piel de la jirafa (GSD por sus iniciales en inglés) juegan un papel importante en la conservación de estos mamíferos.

Las primeras señales de GSD son pequeños nódulos elevados que luego se convierten en costras. A medida que pasa el tiempo, las costras se secan y aumentan los parches escamosos y el prurito. Esta enfermedad está muy extendida en Tanzania y se presume que, en casos severos, podría estar asociada con una mayor susceptibilidad a ser presa de los leones debido a la mayor dificultad para moverse.

La fotogrametría es la cuantificación de imágenes fotográficas y ha sido una herramienta importante en la investigación de la conservación de la vida salvaje. Se ha utilizado principalmente para medir las características morfológicas de especies peculiares, estimar el tamaño corporal y la masa de animales en riesgo de desaparición y también para identificar individuos en una población.

Este estudio representa la primera cuantificación de la gravedad de una patología dermatológica utilizando fotogrametría de imágenes de cámaras trampa. Aquí, los sistemas de cámaras trampa a largo plazo se mantuvieron en los parques nacionales de Ruaha y Serengeti para evaluar la GSD, pero el marco de trabajo de los autores podría aplicarse para evaluar otras patologías caracterizadas por signos clínicos externos, en otros animales o lugares.

En total, 385 imágenes se consideraron adecuadas para el análisis fotogramétrico. Las lesiones se clasificaron como leves (las más frecuentes), moderadas o graves y los autores encontraron más lesiones en las dos patas delanteras que en las extremidades posteriores. Una posible teoría es que el GSD es causado por gusanos filariales, transmitidos principalmente por insectos que son ahuyentados más eficientemente por la cola de las jirafas. De todos modos, se necesitan más estudios para comprender esta epidemiología de la enfermedad de la piel.

Se sugiere que la fotogrametría, en combinación con la observación de animales, puede ser un instrumento útil no invasivo para determinar las consecuencias de la gravedad de los problemas de la piel en la ecología de la vida silvestre.

  1. Muneza A. et al. Quantifying the severity of giraffe skin disease via photogrammetry analysis of camera trap data. Journal of Wildlife Diseases, 55(4), 2019, pp. 770–781. DOI: 10.7589/2018-06-149