fbpx

El procedimiento de sedoanalgesia en gatos

22 febrero 2021 – News

El procedimiento de sedoanalgesia (PSA) se define como el proceso de deprimir la consciencia de un paciente para realizar procedimientos mínimamente invasivos o desagradables. Este término es original de la medicina humana, pero también se puede aplicar a las ciencias veterinarias.
Esta revisión clínica se centra en los gatos, donde el PSA puede ser requerido en varios procedimientos y el protocolo elegido depende en gran medida del individuo. La decisión entre PSA o anestesia general requiere reflexión. Las ventajas y desventajas de cada técnica deben evaluarse con cautela y debe realizarse una evaluación inicial rigurosa del paciente. Esto último es crucial para la elección del protocolo, por lo que se debe considerar un manejo amigable de los gatos junto con la recomendación de sedantes orales (gabapentina o trazadona) antes de la visita al veterinario, para aliviar el estrés y ansiedad de algunos de ellos.
Se sabe que los gatos tienen un mayor riesgo de muerte por anestésico que los perros y que los Himalayos tienen un mayor riesgo de complicaciones debido a su conformación braquicéfalica. Otros factores, como la edad, el peso, el tipo de procedimiento y el protocolo anestésico también afectan la tasa de mortalidad y se detallan en el artículo.
Antes del PSA, se deben identificar los factores de riesgo, se debe tener listo el material requerido y se debe calcular la dosis de los fármacos de emergencia. Se recomienda la neuroleptanalgesia (la combinación de un analgésico opioide y un tranquilizante / sedante) durante el PSA, no solo por la mejora del nivel de sedación y analgesia y la mejor calidad de recuperación, sino también por sus menores efectos adversos cardiopulmonares en comparación con cualquiera fármaco administrado solo en dosis similares. Sin embargo, hay algunos casos ocasionales en los que están indicados los opioides solos o la combinación de benzodiazepina-opioide.
A lo largo de esta revisión se detallan muchos protocolos de PSA para felinos basados en evidencia. Por ejemplo, se afirma que las combinaciones de dexmedetomidina pueden afectar las interpretaciones en los resultados de la ecocardiografía, que la acepromacina no se recomienda en pacientes con hipovolemia, deshidratación o alto riesgo de sangrado y que el propofol causa depresión cardiorrespiratoria dosis dependiente.
Los autores enfatizan en la importancia de monitorear al paciente, durante un mínimo de tres horas después de finalizar el procedimiento, ya que la mayoría de las muertes ocurren dentro de este período. También es importante tener en cuenta que factores como la temperatura corporal, el dolor y la duración del procedimiento, influyen en la calidad de la recuperación.

Simon, Bradley T. and Steagall, Paulo V. Feline procedural sedation and analgesia. Journal of Feline Medicine and Surgery (2020) 22, 1029–1045. DOI: 10.1177/1098612X20965830