fbpx

CASO PRÁCTICO: Síndrome paradójico vestibular en una cobaya

16 diciembre 2019 – News

En animales exóticos, el síndrome vestibular generalmente está relacionado con casos crónicos de otitis interna, pero este caso parece ser el primero que describe una secuela con signos paradójicos posteriores.

Este artículo describe un caso de una cobaya hembra de 3 años de edad, cuyo primer examen físico reveló uveítis del ojo derecho, ulceración corneal, paresia facial y déficit propioceptivo en ambas extremidades derechas. El paciente también mostró inclinación de la cabeza izquierda y ataxia, cayendo hacia el lado izquierdo. Estas señales sugirieron síndrome vestibular paradójico pero, a medida que se rechazaron exámenes adicionales, se prescribieron diclofenaco (colirio) durante 7 días y enrofloxacina (oral) durante 2 semanas.

Después de siete meses, la coabya empeoró y se programó una TC.

Las imágenes revelaron lisis del hueso occipital y aparentemente se destruyeron los canales semicirculares derechos. Un absceso bacteriano o un granuloma fúngico fueron las opciones más probables, pero no se pudo descartar la neoplasia. Diferenciar entre un origen  infeccioso y uno neoplásico implicaría tomar muestras y existen demasiados riesgos asociados con la biopsia ósea. La cirugía tampoco era una opción ya que la lesión era bastante extensa. Considerando esto, los autores sugirieron la administración de enrofloxacina, tanto oral como tópica (oído derecho), y algunos suplementos en la alimentación.

Cuarenta días después, el animal mostró letargo e inapetencia severos, habiendo perdido casi el 30% del peso inicial. Se decidió la eutanasia y se realizó un examen post mortem.

La necropsia confirmó la existencia de una masa dura que estaba comprimiendo algunos lóbulos cerebrales y el cerebelo frontal. La histopatología identificó una osteomielitis supurativa.

Ratliff et al. Paradoxical Vestibular Syndrome secondary to temporal bone osteomyelitis and chronic otitis interna in a guinea pig (Cavia porcellus). Journal of Exotic Pet Medicine 28 (2019), pp 3034